lunes, 26 de mayo de 2008

CÓMO NACE LA ASOCIACIÓN




PRESENTACIÓN:

La Asociación de Amigos del Museo José Gonzalvo, de Rubielos de Mora inicia su gestación en el verano de 2005 cuando un grupo de visitantes, integrados en la FEAM -Federación Española de Amigos de los Museos- sugiere a los titulares de dicho Museo la conveniencia de crear una Asociación como vía para la promoción y la integración en una red cultural de ámbito estatal.

Se disponía de un recurso de primer orden, el Museo de escultura y pintura de José Gonzalvo, en un pueblo de primer orden, Rubielos de Mora.

Este Museo, creado hacia 1983, viene recibiendo últimamente unas 2.000 visitas anuales cuya oportunidad de conocerlo es bastante arbitraria dada su escasa divulgación y nulo apoyo por parte institucional.

Recientemente una puntual iniciativa empresarial del sector turístico de la comarca, http://www.guiaselportas.com/, trata de dar respuesta a la demanda cultural que se viene evidenciando desde que se conoce la existencia del Museo particular del escultor rubielano, teniendo a su cargo las visitas organizadas al mismo, lo que ha servido para poner de relieve el gran interés que suscita la colección de este artista de importante trascendencia nacional. Se han contabilizado más de 10.000 visitas en el último año. El Museo debe poder dar respuesta a este interés cultural, ya que al hacerlo revierte masivamente en la calidad turística de la localidad y en la categoría cultural de Aragón.

EL EDIFICIO que lo alberga es un monumental exconvento carmelita de principios del siglo XVII con un hermoso claustro, del que disfruta el Museo de una de las arquerías de la parte superior. Las otras cuatro salas, de unos 140 m2 cada una, tienen las características propias, en cuanto a volumen y construcción, de un edificio carmelitano de la época. En total tiene el museo, sede de la asociación, 727 metros2 del exconvento a su cargo.

El claustro, que es visitado constantemente por turistas, se mantiene con grandes dificultades también por manos privadas, a cuya comunidad de vecinos está obligado el Museo con el coeficiente que le corresponde por superficie, contribuyendo así considerablemente a la conservación del patrimonio arquitectónico. Hay que destacar que esto es así hoy por el oneroso empeño de José Gonzalvo en rehabilitar el edificio completo que se hallaba cerrado y abandonado por el capital privado.

Desde que el escultor alojara allí su colección de maquetas de monumentos que se hallan dispersados gran parte por la provincia de Teruel y después, sucesivamente, agregara obra, el interés de la sociedad por disfrutar de tal patrimonio artístico ha sido patente y creciente. A este hecho el artista ha tratado de corresponder como ha podido, voluntariosamente, consciente de que se formaba un importante atractivo cultural para Rubielos de Mora. Hasta hoy no ha percibido atención ni ayuda alguna de las instituciones competentes que han ignorado el valor cultural y el esfuerzo económico que ha supuesto ofrecer gratuita, y, casi siempre personalmente, la ocasión de que los ciudadanos disfruten de un bien artístico garantizado.


Por ello, apoyados por otras Asociaciones de Amigos de los Museos como la del Museo de Huete (Cuenca), este grupo de “amigos” elabora los estatutos y realiza las oportunas gestiones para su legalización que concluyen en el otoño de 2006.